¿De dónde vienen las flores?

Hoy es San Valentín, uno de los días en los que más flores se compran en todo el mundo. Seguramente alguna vez hayas regalado o te hayan regalado flores por estas fechas, porque son bonitas y son un gesto amable para la gente a la que queremos, pero…¿alguna vez te has planteado de dónde vienen?

Al contrario de la mayoría de productos que compramos (ropa, objetos de toda clase, alimentación) en las etiquetas o envoltorios de las flores no nos informan de su procedencia, difícil saberlo entonces.

¿De dónde vienen las flores?

Gran parte de las flores que compramos en Europa han pasado  por el mercado central de Aalsmeer, en Holanda, donde se concentran variedadades producidas en diversas partes del mundo y se subastan a distintos compradores. En este reportaje de El País, se explica cómo funciona ese mercado, alucinante.

Incluso las que se han producido en España viajan a Holanda y luego puede ser que las volvamos a ver de nuevo por aquí. Pero, una gran mayoría de las flores que se subastan en Aalsmeer vienen de África subsahariana, concretamente de países como Kenia.

A parte de la huella ecológica que el viaje de este bien tan efímero supone, es decir, la contaminación generada por su transporte, lo que deja la producción de flores en países como Kenia son condiciones laborales próximas a la esclavitud en los invernaderos donde se cultivan, ausencia de medidas de protección y seguridad ante los pesticidas que se utilizan, situaciones de acoso laboral y sexual a las mujeres que allí trabajan, acaparamiento de la tierra fértil para la producción de un bien de exportación que no se come, contaminación de la tierra y el agua dulce… y podríamos seguir.

Para ampliar más información os recomendamos el documental A Blooming Business y este artículo de Carro de Combate.

¿Pensamos en alternativas?

Las flores nos gustan y queremos seguir regalándolas pero no a este precio. ¿Qué podemos hacer? Te proponemos algunas cosas:

  • Compra y regala plantas y flores en maceta. Te van a durar muchísimo más, tendrás flores varias veces al año y será un reto cuidarlas y tenerlas siempre bonitas. Si son variedades autóctonas además será mucho más fácil porque están adaptadas al clima. Además si no tienes balcón o mucha luz en casa, seguro que te pueden aconsejar plantas de interior que no requieran tanto.
  • Regala plantas que den fruto o flores comestibles, hay algunas muy bonitas y encima las puedes saborear.
  • Si no tienes sitio o tiempo para plantas, encuentra productores/as locales de flores o pregunta en tu floristería por la procedencia y lo que hay detrás de ellas.
  • Dibuja tu flor, haz un collage, reutiliza materiales para fabricarla, ¡sé creativo/a! Tomarte tu tiempo para hacer algo original es un regalo de valor incalculable.

Seguro que se te ocurren muchas opciones más, ¿nos las compartes en el #RetoYoConsumoResponsable? Descubre cómo aquí.